parte2 biografia

¡Hola! Me alegra que nos visites ya que deseo compartir contigo una breve historia de mi trayectoria y de cómo fue que llegue hasta este momento. Te comparto mi experiencia de vida y estoy encantada de abrirte mi corazón para comentarte los eventos más importantes que me han hecho recordar quién soy.

Mi nombre es Yolanda Tovar Sarmiento, nací en la Ciudad de México, tengo 30 años de casada, no tengo hijos, una de las razones, no me interese en ser madre y cuando estaba en el interés, la vida indicó que no era el momento.

A mis 8 meses papá falleció; así que fui hija única educada por mamá que hizo las veces de papá y mi abuelita materna quien hizo la función de mi crianza durante mis primeros 8 años de mi vida, fui una niña consentida y también fui una niña muy responsable y estudiosa. Desde pequeña, me gustaba jugar a ser médico, maestra y banquero. Me encanta cantar, toque instrumentos como el salterio, la flauta y el teclado, tengo buen oído para la música. Me divierten con los juegos de mesa, colorear y hacer manualidades.

Fui educada en la religión católica de niña me gustaba participar en el catecismo, ofrecer flores en mayo y participar en el rosario viviente a la virgen de Guadalupe. Disfruté varios años cantando en los coros de la iglesia, mi relación con lo Dios no era del todo interna, sino más bien buscando a Dios en una iglesia o en una imagen.

A mis 8 años mi mamá decide volverse a casar así que se le ocurrió casarse el día de mi cumpleaños para regalarme un papá, acto que sinceramente no me agrado. A mis 9 año llego mi querido hermano y aprendí a compartir, gracias a su llegada.

Estudie la carrera técnica en Informática en el CONALEP (pero la vida me marco muy fuerte en el segundo semestre); trunque la licenciatura en matemáticas aplicadas en la UAM, debido a que decidí casarme en 1992.

Tengo 37 años siendo una apasionada estudiosa de lo holístico, soy una trabajadora de la luz, una trabajadora energética y transformadora de consciencia. He realizado varias certificaciones a lo largo de estos años pero lo que más me gusta es el manejo de la energía y la física cuántica y que indudablemente han transformado mi vida.

En 1985 fui tocada por una experiencia sumamente fuerte, que indudablemente me hizo relacionarme de manera muy íntima con lo Dios.

A mis 16 años, estudiaba la carrera Técnica en Informática en la zona centro de la Cd. De México. En la mañana del 19 de septiembre de 1985 desperté a las 5:00 a.m. con una sensación de tener una cita importante y recuerdo que me pareció ver el cielo bastante diferente a otros días. Salí de casa 6:20 a.m. para llegar puntual a mi clase de matemáticas que iniciaba a las 7 a.m.; 19 minutos después comenzó un sismo de magnitud 8.1 escala de Richter, este fue un terremoto que ha dejado huella en muchos de los capitalinos de la Ciudad de México. Soy una sobreviviente de ese terremoto.

Mi escuela se encontraba en el tercer piso de un edificio de 9 pisos donde como un abrir y cerrar de ojos se derrumbó. Por fortuna el haber estado tan cerca del pizarrón fue lo que, salvo mi vida y la vida de 4 de mis compañeros. Fuimos protegidos; el pizarrón hizo hueco con las sillas. Es lo que ahora se conoce como el Triángulo de la Vida. Permanecimos tres horas aproximadamente entre escombros; no fue fácil para nadie, pero a mis 16 años aún tenía la inocencia que me permitió pensar que saldría de esta experiencia y que Dios me ayudaría a salir.

En ese lapso hubo silencio, gritos pidiendo auxilio, llanto, lamentos, desesperación, miedo e incertidumbre.

Compruebo que es muy importante el tipo de pensamiento que tenemos en momentos de gran tribulación y que a pesar de lo que estes viviendo debes de confiar.”

En un momento angustioso en que se empezaba a detonar las mentes con gritos de desesperación y verbalización de pensamientos caóticos y negativos ante lo que estábamos viviendo, les pedí que dejaran de decir “que nos íbamos a morir” y mejor nos pusiéramos a orar. Uno de mis compañeros me dijo, empieza tú que no me acuerdo como rezar.

Así que aferrándome a mi medalla que recibí el día de mi primera comunión y recordando mi fe católica, comencé a orar el “padre nuestro” en voz alta con mucha fe y confianza de íbamos a ser escuchados y llegaría la ayuda.

Conforme avanzaba en la oración estaba visualizando en mi pantalla mental como fotografías en retrospectiva de eventos felices que pasé con mi familia hasta llegar a verme de un año, sentir una profunda paz, gratitud y un inmenso amor por cada uno de mis familiares. Al final mire la imagen de mi padre y mi madre ahí fue cuando experimente más gratitud y amor por los cuidados que tuvieron para conmigo, literalmente sentí que me estaba despidiendo. Mi sensación era de una absoluta paz. En seguida empecé a ver un túnel y al fondo de él una luz brillante y en movimiento la cual yo quería alcanzar. Es por esta razón que el nombre de esta web es “Retorno a la Fuente” y la imagen principal es muy similar a eso que yo vi. Definitivamente esto fue lo que me hizo tener una relación más íntima y cercana con Dios, la Fuente de todo lo que es.

Regresando a mi historia y como te abras dado cuenta no era mi momento.

Sincrónicamente casi finalizando la oración, se escucharon las voces de los rescatistas que comenzaron a mover escombros. Como una bolsa de aire como cuando vas en el avión sentí bruscamente como fui regresada a la realidad y es entonces que escucho la voz de mi compañero que estaba debajo de mi diciéndome y tratando de hacerme reaccionar, Yola no te duermas, no te duermas ya llegaron los de rescate, ya están quitando escombros. Como algo muy simbólico para mí, al momento de que los de rescate fueron quitando los escombros, entro más oxígeno y un rayo del sol pego en mi entrecejo.

Nos fueron sacando uno a uno, yo fui la última en salir de esa zona donde estábamos 5 estudiantes; al parecer el pizarrón y las sillas hicieron el “Triangulo de la Vida” ninguno de los 5 perdió la vida. En esos momentos mi fe se acrecentó al darme cuenta de que habíamos sido escuchados. Gracias Dios mío.

 

La postura en la que permanecí las tres horas fue boca abajo con una pierna estirada y la otra doblada, mi cabeza recargada en el pecho de uno de mis compañeros. En el momento del rescate, él tuvo que salir primero debido a que mi pierna estirada estaba prensada con una varilla de escombros, tuve que jalar mi pierna con las manos para desatorarla; y era difícil porque yo ya no sentía mis piernas. Así que al desatorar mi pierna los de rescate tuvieron que girarme bocarriba porque era más fácil sacarme así. En ese momento, es cuando me doy cuenta qué se encontraba el cuerpo de uno de mis compañeros que ese día se había sentado justo atrás de mí, lamentablemente él quedo prensado entre dos lozas de concreto, pienso que falleció instantáneamente debido al impacto, ya que nunca lo escuche quejarse. Después me enteré de que ese día era su cumpleaños.

Los de rescate me llevaron a la ambulancia donde estuve más de 15 minutos sola en una camilla; así que tuve tiempo para agradecer a Dios y a la vez cuestionarme: ¿Por qué mi compañero y no yo? ¡Dios mío! ¡Qué tan cerca estuve de morir! ¿Para qué me dejaste viva?

Durante ese tiempo nadie llegaba a la ambulancia, parecían muy ocupados los socorristas. Hasta que se acercó a mí un señor de aproximadamente 60 años que aún lo recuerdo como si fuera ayer, era de tes blanca, melena blanca y ojos hermosamente azules, muy bello y enigmático, vestía un traje impecablemente limpio y traía un portafolio metálico. Recuerdo que me abrazo y sentí mucho amor en ese momento, fue muy familiar ese abrazo, sentí consuelo. Él me pregunto, ¿cómo estás?, ¿te sientes bien?,¿cuantos más hay adentro? Le conteste que éramos muchos, que tan solo en mi grupo éramos 80 alumnos. Me dijo soy voluntario de la Cruz Roja, mi nombre es Enrique González, abrió su portafolio, tomo papel y pluma y me pidió mi nombre completo, recuerdo que me pregunto tres veces mi nombre y después anoto el teléfono de mi casa. El hombre se despidió diciéndome sacaremos a los que faltan y prometió llamar para avisar a mi casa que yo estaba bien y que pasaran por mí a la Cruz Roja de Polanco.

Y así fue, el hombre llamo se identificó y dio aviso. Pasaron 3 o 4 días y el Sr. Enrique se comunicó a casa para preguntar cómo estaba, quien contesto comento que estaba bien pero dormida, me dejo un saludo y colgó. Después de unos días intentamos comunicarnos a la Cruz Roja de Polanco y preguntamos por el Sr. Enrique González, se nos comunicó que en la lista de voluntariados de la Cruz Roja no había nadie con ese nombre. Nunca pude dar con él para comunicarme para agradecerle sus atenciones. ¿Quizás fue mi ángel que se manifestó para conectarme de nuevo con mi familia? Nunca lo sabre, sin embargo, me quedo con esa familiaridad con la cual me trato. Gracias Enrique por el amor que me diste en ese momento tan devastador.

La experiencia del Terremoto del 19 de septiembre de 1985 no solo me marco a mí, sino a muchas familias mexicanas. Literalmente para mí fue un resurgir de los escombros y tener una mejor actitud ante la vida y empezar a contribuir con otros a hacer lo mismo que yo, recordar quien realmente somos.

 

Llegue a casa y recuerdo que en los siguientes días mi segundo papá me acerco el Libro 4 en 1 de Conny Mendez “Metafísica al alcance de todos”. La definición de Metafísica es más allá de lo físico. Y así es como comienzo un proceso de lectura de 7 años de la mano de las Enseñanzas de los Maestros Ascendidos, para recordar. ¿Quién Soy?

Durante los primeros meses hubo mucho cuestionamiento de mi mente, ante lo experimentado ¿para qué viví esto?, ¿cuál es el propósito de mi vida?, ¿qué quiere Dios de mí?, ¿qué falta por hacer?, ¿cuál es mi plan divino? Así comencé mi propia búsqueda: Deseaba volver a conectarme con esa paz infinita, gratitud y amor que sentí cuando vi el túnel y la luz prístina de la Fuente; yo quería experimentar eso a voluntad, estando consciente. Así que aprendí la importancia de aquietar la mente y meditar.

En1992 me case con un hombre que acepto mi misión de vida desde que fuimos novios, comprendió perfectamente que la prioridad era generar consciencia primero en nosotros para después brindarla a los demás. Hemos tenido muchas experiencias unas buenas y otras no tan buenas, pero gracias a todo ello eso nos ha hecho tener experiencias y ser fuertes y a la vez flexibles ante la vida de matrimonio. Para nosotros la vida en matrimonio es una constante aventura en la que se está simplemente porque se quiere estar.

En los siguientes 7 años estuvimos en un grupo interesados en estudiar las Enseñanzas de los Maestros Ascendidos a través de los Libros de Conny Mendez, Ruben Cedeño, Louis Hay y muchos autores más. Ahí aprendí la numerología, el tarot y la astrología, estas tres últimas herramientas fundamentales para conocer la personalidad y saber cuáles iban a hacer nuestras grandes tareas a resolver en la vida.

En 1999 muere uno de mis mejores amigos, con quien estudiaba la metafísica. Para mí su partida fue muy dolorosa. Recuerdo que su mamá me pidió que lo vistiera y así fue como me enfrente a tocar un cuerpo inerte. Cuando lo estábamos vistiendo mi esposo y yo, recordé que en una de las clases mi amigo decía señalando a su cuerpo, esto no significa nada, es simplemente un vehículo. Y con ese pensamiento me acompañe para vestirle y prepararle para su funeral. Fue algo tan triste para mí que quede con un dolor en el centro de mi pecho.

AÑO 2000, 15 AÑOS DESPUÉS OTRA SACUDIDA.

Todo inició en una consulta con el dermatólogo en el Centro Médico Siglo XXI. Debido a un grano que apareció en mi ceja. Este grano se comportaba como acné y dependiendo de mi nivel de stress crecía y decrecía. Estuve durante 9 meses realizándome todo tipo de estudios en el Hospital de Especialidades del Centro Médico Siglo XXI. Me realizaron 3 biopsias del grano, la primera vez no supieron como diagnosticarlo, la segunda vez lo nombraron: “lepra tuberculoide”, el diagnostico me dio miedo. Tuvieron que vacunarme para verificar si era correcto ese diagnóstico y el resultado fue negativo, un aparente alivio para mí. Fue hasta el noveno mes que después de la tercera biopsia dieron su diagnóstico definitivo “sarcoide”, el nombre a mí no me dijo nada, no tenía ninguna información de que era. La última dra. dermatóloga que me atendió tenía especialidad en patología así que estaba muy interesada en mi caso. Ella se encargó de realizar la biopsia y determinar que era sarcoidosis, yo seguía sin saber que era; hasta que me envía con el Director de Especialidades del Centro Médico Siglo XXI, la especialidad de este médico era neumología. Me explica que la sarcoidosis es el crecimiento de pequeñas acumulaciones de células inflamatorias en cualquier parte del cuerpo, más comúnmente en los pulmones y en los ganglios linfáticos, pero también puede afectar ojos, piel, corazón y otros órganos. Y me dice; yo me voy a encargar de tu caso, pero tienes que sacar cita con cada uno de los especialistas oftalmólogo, cardiólogo y neumólogo para descartar si tuviese esto en algún otro órgano. Se me realizaron todo tipo de estudios: de laboratorio, electrocardiograma, radiografías, tomografías, tomografías con contrastes. Los médicos no se explicaban como es que yo estaba con un semblante de persona sana mientas que mi pulmón estaba hecho una pasa.

En todo este proceso yo estaba leyendo el Libros 2 de Kryon “No pienses como un humano” Así que tuve certeza de que esto era una “broma del espíritu” y juntos cuerpo, mente y espíritu haríamos de lo imposible (ciencia) lo posible (espíritu). Gracias a Kryon yo no me tomaba nada enserio, no acepte internamente ninguno de sus diagnósticos.

Después de ver el resultado de una tomografía de contraste deciden intervenirme para hacerme una biopsia de ganglio y una colposcopía de pulmón, necesitaban una muestra para analizarla y se mandó la biopsia a un hospital de Minnesota donde tienen la especialidad en “sarcoide” el resultado fue positivo.

El diagnóstico definitivo “sarcoide pulmonar y cutáneo.”: Enfermedad autoinmune que estaba en mi piel, en la zona de la ceja derecha y en mi pulmón derecho. La explicación de los médicos fue esta situación que tienes es parecido a la tuberculosis sin ser contagiosa, pero no tenemos cura para ello; su pronóstico a futuro; era que mi calidad de vida iba a empeorar al paso del tiempo si no me cuidaba. Y el golpe más triste dentro de esta historia era no te recomendamos que te embaraces porque quizás no puedas ni llegar a término con él bebe.

Marzo 2001 MAS EXPERIENCIAS

En el trascurso de los meses a uno de los médicos neumólogos se le ocurre el medicarme con pastillitas que contenían cortisona, basto un mes para que una pequeñísima piedrita me provocará un desbalance y me caí en medio de la calle enfrente de la casa. Pude escuchar como mi hueso se quebró. Tuve que esperar a que mi esposo me auxiliara para levantarme.

Efectivamente me fracturé la tibia y el peroné. Recuerdo muy bien que en ese momento explote en un gran reclamo con Dios. Me tuve que espera una semana para que se desinflamara mi tobillo y dar tiempo a que pasara la semana santa.

Llegada la fecha me operaron y ya estando en el quirófano, me tuvieron que poner doble anestesia en la raquea, porque la anestesia no me hacía efecto. Instalaron una placa y tornillos en mi tobillo, pero al abrir esa zona el médico se sorprende porque dice que tuvo que hacer reconstrucción de ligamentos y tendones. Su pregunta fue ¿Tubo alguna otra lesión antes? Porque me encontré como una férula de sangre. Yo le conté sobre mi experiencia del terremoto del ’85.

LO MEJOR QUE ME PUDO PASAR

La recuperación duro 6 meses ahí tome tiempo para desestresarme de tanto cita en el Centro Médico se dio aviso y me suspendieron los medicamentos, a mi no me preocupaba nada sobre ellos ya que ellos con su cortisona habían empeorado mi situación de salud.

Tome todo este tiempo como vacaciones. En ese tiempo me acompañe de programas muy interesantes como el calendario maya, el ojos de Horus, conexión Atlante y más, aprendí mucho.

Cuando regrese a cita y de nuevo la historia continuo igual… los médicos dándome ideas fatalistas, llegue a casa, pedí a Dios me guiará para encontrar algún método alternativo que me permitiera solucionar mi problema y me puse delante de la computadora a buscar y surgió entre muchas otras técnicas la EMF Balancing Technique.

Mi esposo y yo decidimos hacernos profesionales acreditados en la técnica y de esta manera poder tener a mi esposo para que me diera las primeras 4 fases, una vez a la semana, esto lo hicimos durante 4 meses. Los resultados fueron sorprendentes al cabo de un mes me realizaron de nuevo el estudio de respiración pulmonar y los resultados pasaron de ser un fumador de tercer grado, a tener índices de respiración normal.

El director de enfermedades respiratorias me pregunto ¿Qué estás haciendo? Tus resultados del estudio cambiaron de un mes a otro. Yo intente explicarle, pero no me entendió nada, sin embargo, dijo síguelo haciendo ya que nosotros no podemos ayudarte.

Seis meses después, mi esposo comienza a salir de viaje por asuntos de trabajo y me quedo sin profesional de la EMF Balancing, así que recurro de nuevo a pedir ayuda a Dios, porque yo necesitaba dejar de depender de alguien externo. Así es como encuentro la Meditación Ascendente, método que me hizo revivir el momento de conexión con la paz infinita, la gratitud y el amor que sentí cuando en el terremoto vi el túnel y la luz. Mi esposo se va de viaje y yo me sentía segura al poder Meditar y sentirme contenida y las sesiones de EMF se me darían a su regreso.

Los médicos de Centro Médico querían realizarme una operación de cielo abierto porque estaban muy intrigados en cómo se encontraba mi pulmón y querían analizar la base del pulmón debido a desacuerdos en el congreso de especialistas de enfermedades respiratorias donde expusieron mi caso.

Cuando esto me lo dijo mi médico internista recuerdo que le dije mire yo ya no quiero seguir siendo un conejillo de Indias, ustedes han estado estudiando mi caso sin llegar a nada; ya estoy cansada de tantos estudios; dígame donde le firmo; que me hago responsable de mi vida. El médico se quedó sin palabras y así concluimos mi última cita. Yo ya no regrese.

El siguiente año continue practicando la meditación ascendente, mi esposo haciéndome sesiones de EMF Balancing y yo haciendo sesiones para mi esposo y mi familia. Y comencé a tener clientes a los cuales les realizaba sesiones de EMF Balaning.

 

Fue tan importante las experiencias que tenía cada vez que practicaba la Meditación Ascendente que tomé una decisión muy importante “soltar todo” literalmente tuve que soltarlo todo: a mi esposo, mi familia, mi vida cotidiana y mi país. Viaje a Canadá para vivir un proceso llamado Maestría del Ser, con duración de 6 meses de meditación ascendente. Cada día se meditaba de 12 a 14 horas.

Regresando a México, tuve la oportunidad de dar cursos de meditación y de sacarme una radiografía para ver cómo se encontraban mis pulmones y el resultado de la imagen fue que mi pulmón estaba totalmente normal.

He continuado mi camino por diferentes métodos y técnicas, todos muy importantes para mi proceso, así como el haber podido viajar a mi hermosa India donde me reencontré con enseñanzas profundas del SER.

DE QUE ME HE DADO CUENTA

Me he dado cuenta, a través de todos estos años que todo lo que nos pasa es perfecto, porque todo esto nos lleva a concientizarnos.

Es importante estar alineados con nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones para lograr hacer un cambio de creencias y tomar acción.

Es tiempo de reconocer que somos mucho más que un cuerpo físico, mucho más que una mente, somos frecuencia y vibración. Somos seres de luz multidimensionales y estamos eligiendo vivir una experiencia humana. Estamos hechos a imagen y semejanza de quien nos creó.

Tenemos un “libre albedrio y lo único que se nos pide es que nos responsabilicemos de las elecciones que hacemos a cada momento de nuestra vida; de la manera más coherente y congruente que podamos. Y lo más importante a recordar es que somos eternos y que todos somos uno.

Actualmente ofrezco sesiones a distancia, en estos tiempos de la energía cuántica y del confinamiento ya no es necesario el atender de manera presencia, así que no importa donde te encuentres si tú quieres diseñar una nueva vida yo puedo acompañarte si así me lo permites:

Mi sitio en internet es www.retornoalafuente.com

Donde como Profesional brindo mis servicios de acompañamiento para la transformación de la consciencia. Me dedico a transformar vidas, acompañando a mis consultantes que quieren resolver temas de bienestar como son la salud, relaciones, proyectos, etc.

A TRAVÉS DE:

Meditación Ascendente: Técnicas de meditación que elevan la frecuencia vibratoria.

EMF Balancing Technique: Técnicas de energía que permiten el equilibrio del campo electromagnético y estar más presente en tu cuerpo.

Reconecctive Healing y Reconexión: Reconectar cuerdas de luz para la transición de cambio de consciencia.

Método Yuen: La ciencia de los resultados inmediatos

Método Integra: Metodología de Transformación Subconsciente.

Te invito a que te des la oportunidad de ser acompañado para ayudarte a que transformes tu vida a nivel subconsciente y a encontrar las respuestas a tus preguntas; las soluciones a tus problemas o cualquier tipo de conflicto.

La clave está en el subconsciente. Reprograma el subconsciente y lograrás alcanzar tus objetivos o metas.

En amor y servicio

Yolanda Tovar Sarmiento.